Cáncer de mama


Es un problema de salud grave en muchas regiones del mundo y su frecuencia es mayor en los países industrializados. En los últimos años, como consecuencia del desarrollo de un programa de diagnóstico precoz realizado a gran escala en mujeres de alto riesgo, se han detectado y tratado un número mayor de cánceres de mama en mujeres sin síntomas. El cáncer de mama puede afectar también al hombre, pero es 100 veces más frecuente en la mujer.

Este cáncer es la forma más común del cáncer en las mujeres, le sigue el de colon, pulmón, útero y ovarios. Es el Cáncer más temido debido a su elevada frecuencia, la incidencia está creciendo ya que 1 de cada 9 mujeres desarrolla un cáncer de mama a lo largo de su vida, y porque todavía la comunidad científica no sabe cómo prevenirlo y el tratamiento, a menudo incluye la pérdida de un pecho. Hay 200.000 casos nuevos de cáncer de mama cada año, dando por resultado 47.000 muertes por año. Existen muchos tipos distintos de cáncer de mama. Cada uno puede tener características diferentes y puede requerir un tratamiento diferente. El cáncer puede causar daño de distintas maneras.

“El cáncer de mama es la forma más común de cáncer en mujeres. Hay 200.000 casos nuevos de cáncer de mama cada año, dando por resultado 47.000 muertes por año. El riesgo en el curso de la vida del cáncer de mama es uno en ocho para una mujer a la edad 20. Para los pacientes menores de 60 años, la oportunidad para ser diagnosticado con el cáncer de mama es 1 en cerca de 400 de un año dado”, según el Dr. Don Antonio Albarracín Marín-Blazquez. 1

Las enfermedades mamarias son muy frecuentes, y el cáncer mamario aparece a lo largo de la vida en 1 de cada 8 mujeres. Pero 9 y medio entre 10 mujeres con diagnostico oportuno de cáncer mamario, se curan, y no sufren mutilaciones en su tratamiento.

Pero, los humanos no son los únicos mamíferos capaces de desarrollar cáncer de mama. Las perras, gatas y algunos tipos de ratones, principalmente el raton domestico, son susceptibles de desarrollar cáncer de mama que se sospecha es causado por mutagénesis insercional aleatoria por el virus del cáncer de mama en el ratón (MMTV). La sospecha de la existencia de origen viral del cáncer de mama es controversial, y la idea no es mayormente aceptada por la falta de evidencia definitiva o directa. Hay mucha mayor investigación en el diagnóstico y tratamiento del cáncer que en su causa de origen.


“El silencio es el mejor amigo del cáncer NO CALLES” Alucca.2


Cancer_mama[1].jpg

-¿Cómo se origina?
Como sabemos que la mama está formada por lóbulos y lobulillos que forman conductos mamarios, estos son conductos que conducen la leche para el hijo nacido después del parto. Las células cancerosas o malignas, son las que entran en juego, quitándole nutrientes y espacios a las células normales, es decir que aparecen cuando los procesos que controlan la reproducción de estas celular normal se alteran, permite que la única célula anormal se multiplique con rapidez. Luego de esto se forma una masa de células cancerosas, denominada tumor, que puede invadir o destruir el tejido mamario normal, y con el tiempo diseminarse a otras partes del cuerpo. A este proceso se le llama metástasis. Aunque todavía no se conoce muy bien la etiología del cáncer de mamas. Es decir, el origen de estas “células malignas”.


- ErbB2, ¿Cómo interviene en el cáncer?
Las permanentes investigaciones sobre esta enfermedad demostraron que las interacciones entre las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) y los factores de crecimiento juegan un rol decisivo en la incidencia de los tumores mamarios. Éstos últimos constituyen una familia de proteínas de bajo peso molecular que regula la proliferación celular, entre otros efectos.

Un trabajo dirigido por la doctora Patricia Elizalde, investigadora del Conicet, en el laboratorio de Mecanismos Moleculares de Carcinogénesis del Instituto de Biología y Medicina Experimental –Ibyme-, demostró que un receptor de factores de crecimiento localizado en la membrana celular puede estimular el desarrollo tumoral cuando migra al núcleo de la célula. Ese receptor es el ErbB2, proteína que está directamente involucrada en el desarrollo del cáncer de mama y asociada a la falta de respuesta a las terapias. Por ende, anuncia un mal pronóstico en los tumores mamarios que poseen altos niveles de expresión de ErbB-2, que puede estimular el crecimiento tumoral.

“Lo que se demostró anteriormente es que el ErbB2 no sólo actúa como receptor de membrana sino que también puede moverse hacia el núcleo celular y unirse al ADN”, explicó la doctora Elizalde.3
Las células están rodeadas de una membrana. En el interior de la célula se encuentra el núcleo y lo que está entre el núcleo y la membrana es el citoplasma. En esta membrana que rodea a la célula es donde se encuentran anclados los receptores de factores de crecimiento, entre ellos el ErbB-2.
Si bien ya se sabía que el ErbB2 es un receptor de membrana y que puede viajar al núcleo, la investigación dirigida por la doctora Elizalde descubrió que por efecto de una hormona, la progesterona, el ErbB-2 se mueve y llega hasta allí, donde se asocia con proteínas que a su vez estas están unidas al ADN y potencia la actividad de las mismas, lo que trae como consecuencia que las células del tumor de mama se dividan y proliferen.
Si se bloquea la capacidad del ErbB2 de llegar al núcleo se puede inhibir el crecimiento del cáncer de mama. Esto pudo verificarse in vitro, en células en cultivo y también en modelos experimentales en ratones.
La propuesta es reevaluar en qué parte de la célula está localizado el ErbB2 en los tumores de mama y, como terapia, bloquear la traslocación al núcleo, ya que una de las formas que usa este receptor para dar la orden a las células de que se dividan y proliferen es formar complejos nucleares con proteínas que directamente regulan la división celular. Para bloquear la migración del ErbB-2 tumoral se cuenta con un ErbB2 mutante, hecho por ingeniería genética. Ese mutante no sólo no va al núcleo, sino que también impide que el ErbB2 endógeno -el que está presente en la célula tumoral- entre al núcleo. Al haber una célula que no tiene el ErbB2 en el núcleo, se logra disminuir el crecimiento de un tumor. La estrategia proporciona una nueva y prometedora alternativa terapéutica para pacientes de cáncer de mama con altos niveles de producción de ErbB-2. Este descubrimiento fue publicado on line en el Molecular and Cellular Biology (MCB), y fue seleccionado por el comité editor como uno de los de mayor impacto publicados en el 2010.
El equipo de investigación está formado por Patricia Elizalde, directora del grupo integrado; Wendy Beguelin, María Celeste Díaz Flaque, Cecilia Proietti, Florencia Cayrol, Martín Rivas, Mercedes Tkach, Cinthia Rosemblit, Johanna Tocci, Eduardo Charreau y Roxana Schillaci.


-Metástasis
La metástasis, suele ser la causa por la que este tumor se traslade a otra parte de el organismo infectado con esta enfermedad. ¿Cómo sucede esto?, la manera de entender porque estas células del cáncer de mama, ya formado el tumor, son capases de mestastatizar en huesos y pulmones (sus lugares “preferidos”), podría estar en unas pequeñas moléculas del llamado “ADN mensajero” (ARN): los microRNAs.
Estas son pequeñas moléculas del genoma humano pero juegan un papel clave en la regulación del ciclo celular, ya que son capaces de anular o modificar simultáneamente múltiples genes. Estas moléculas son la clave del origen de la metástasis en el cáncer de mama.

En algunos estudios realizados por investigadores, en estados unidos, aseguran que es posible reactivar estos fragmentos de acido ribonucleico o ARN, es decir los microRNAs que son los que producen la metástasis en el cáncer de mamas, para logar que los tumores pierdan su capacidad de extenderse más allá de su localización actual.

-Tipos de Cáncer de mama

La mayoría de los tumores que se producen en la mama son benignos, no cancerosos, y son debidos a formaciones fibroquísticas. El quiste es como una bolsa llena de líquido y la fibrosis es un desarrollo anormal del tejido conjuntivo. La fibrosis no aumenta el riesgo de desarrollar un tumor y no requiere de un tratamiento especial. Los quistes, si son grandes, pueden resultar dolorosos. La eliminación del líquido con una punción suele hacer desaparecer el dolor. La presencia de uno o más quistes no favorece la aparición de tumores malignos.

Los tumores benignos están relacionados en su mayoría con factores genéticos. Los síntomas que producen son dolor e inflamación pero ni se diseminan al resto del organismo ni son peligrosos.

Dentro de los tumores malignos, existen varios tipos en función del lugar de la mama donde se produzca el crecimiento anormal de las células y según su estadio. Los tumores pueden ser localizados o haberse extendido, a través de los vasos sanguíneos o mediante los vasos linfáticos, y haber dado lugar a metástasis. Los tipos de cáncer de mama se clasifican en:


El carcinoma ductal in situ: se origina en las células de las paredes de los conductos mamarios. Es un cáncer muy localizado, que no se ha extendido a otras zonas ni ha producido metástasis. Por este motivo esta enfermedad 'pre maligna' puede extirparse fácilmente. La tasa de curación ronda el 100%. Este tipo de tumor se puede detectar a través de una mamografía.

El carcinoma ductal infiltrarte (o invasivo):es el que se inicia en el conducto mamario pero logra atravesarlo y pasa al tejido adiposo de la mama y luego puede extenderse a otras partes del cuerpo. Es el más frecuente de los carcinomas de mama, se da en el 80% de los casos.

El carcinoma lobular in situ:se origina en las glándulas mamarias (o lóbulos) y, aunque no es un verdadero cáncer, aumenta el riesgo de que la mujer pueda desarrollar un cátumor en el futuro. Se suele dar antes de la menopausia. Una vez que es detectado, es importante que la mujer se realice una mamografía de control al año y varios exámenes clínicos para vigilar el posible desarrollo de cáncer.

El carcinoma lobular infiltrante (o invasivo):comienza en las glándulas mamarias pero se puede extender y destruir otros tejidos del cuerpo. Entre el 10% y el 15% de los tumores de mama son de este tipo. Este carcinoma es más difícil de detectar a través de una mamografía.

El carcinoma inflamatorio: es un cáncer poco común, tan sólo representa un 1% del total de los tumores cancerosos de la mama. Es agresivo y de rápido crecimiento. Hace enrojecer la piel del seno y aumentar su temperatura. La apariencia de la piel se vuelve gruesa y ahuecada, como la de una naranja, y pueden aparecer arrugas y protuberancias. Estos síntomas se deben al bloqueo que producen las células cancerosas sobre los vasos linfáticos.

logo_fundafem[1].gif